© 2023 por Creativo. Creado con Wix.com

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black

Interesado en escribir? Disenhar? Destruir? Comentar? Experimentar? Questionar? Vivir? Pensar? 

dissensus.nicaragua@gmail.com

"Las acciones hablan más que las palabras"

February 1, 2016

"Las acciones hablan más que las palabras" (1998)
Derrick Jensen

 

Cada mañana cuando me despierto y me pregunto si debería escribir o si debería hacer estallar una presa. Me digo a mí mismo que debo seguir escribiendo, aunque no esté seguro de que sea lo correcto. He escrito libros sobre el activismo de hecho, pero no es la falta de palabras, ni la falta de activismo que está matando a los salmones aquí en el noroeste. Son las represas.

 

Cualquier persona que conozca algo de los salmones sabe las presas se deben ir. Cualquier persona que sepa algo de política sabe las presas se van a quedar. Los científicos publican estudios, los políticos y la gente de negocios tienen reuniones, los burócratas celebran reuniones públicas simuladas, los activistas escriben cartas y comunicados de prensa, y mientras tanto, el salmón se muere.

 

Lamentablemente, yo no soy el único en mi incapacidad o en falta de voluntad para tomar medidas. Los miembros de la resistencia alemana en contra de Hitler (1933-1945), por ejemplo, mostraron una ceguera que es demasiado familiar: A pesar de saber que Hitler tenía que ser derrocado por un gobierno "decente", ellos pasaron más tiempo creando versiones en papel de este “gobierno” teórico en vez de tratar de sacar a Hitler de poder. No era una falta de coraje que causó esta ceguera, sino más bien un malentendido sentido de la moralidad. Karl Goerdeler, por ejemplo, aunque trabajo incansablemente en intentar crear este nuevo gobierno, se opuso firmemente al asesinato de Hitler, en la creencia de que si sólo los dos podía sentarse cara a cara Hitler podría ceder.

 

Nosotros también sufrimos de esta ceguera y debemos aprender a diferenciar entre esperanzas reales y falsas. Debemos eliminar las falsas esperanzas que no nos permiten ver las posibilidades reales. ¿Alguien cree realmente que nuestras protestas causarán Weyerhaeuser u otras transnacionales madereras a detener la destrucción de los bosques? ¿Alguien realmente cree que los mismos administradores corporativos que dicen que "el salmón tiene un deseo de extinción sólo para que nosotros seguir adelante con la vida" (Randy Hardy de la Asociación de Bonneville Power) actuarán de una manera diferente a la que para cumplir con sus propios deseos económicos? ¿Alguien realmente cree que un patrón de explotación tan antigua como nuestra civilización se puede detener legislativamente, judicialmente o por medios que no sea un rechazo absoluto de la mentalidad de los ingenieros de la explotación, seguido de acciones basada en que el rechazo? ¿Cree alguien realmente los que están destruyendo el mundo se detendrá porque se los pedimos o porque nos encerramos brazos pacíficamente delante de sus oficinas?

 

Hay varios pocos que todavía creen que el propósito del gobierno es el de proteger a los ciudadanos de las actividades de aquellos que destruirían. Lo opuesto es la verdad.

 

El economista Adam Smith tenía razón al señalar que el objetivo principal del gobierno es la de proteger a los que dirigen la economía  en contra de la indignación de los ciudadanos lesionados. Esperar que las instituciones creadas por nuestra cultura, las mismas que nos regalan aguas envenenadas, las que despojan laderas, las que eliminan formas alternativas de vida y las que cometen genocidio, lleguen a cambiar o a presentar soluciones es imperdonablemente ingenuo.

¿Cuántos de nosotros todavía cree en la legitimidad de un gobierno al que, desde niñxs, le prometemos lealtad? ¿Cuántos de nosotros no cruzan la línea hacia la resistencia violenta porque seguimos creyendo que, de alguna manera, el sistema puede ser reformado? Y a todos nosotros que no creemos en eso, ¿qué estamos esperando? Como Shakespeare lo puso con precisión, "La conciencia nos hace cobardes a todos nosotros."

 

Se podría argumentar que mediante la comparación de nuestro gobierno con Hitler de  que estoy exagerando mi caso. No estoy seguro de que salmón estaría de acuerdo, ni el venado, ni el pueblo de Perú, Irian Jaya, Indonesia, o cualquier otro lugar donde la gente paga con sus vidas por las actividades diarias de nuestra cultura.

 

Si vamos a sobrevivir, tenemos que reconocer que matamos tanto por la inacción con tanta seguridad con la que matamos por la acción. Debemos reconocer que, como escribió Hermann Hesse, "Matamos cuando cerramos los ojos a la pobreza, la aflicción o a la infamia. Matamos cuando, porque es más fácil, pretendemos aprobar a las instituciones sociales, políticas, educativas y religiosas atrofiados, en lugar de combatir resueltamente en contra de ellas. "

 

 

¿Cuáles son las respuestas sensatas, adecuadas y eficaces para el comportamiento escandalosamente destructivo? Muy a menudo, las personas que trabajan para frenar la destrucción pueden describir claramente los problemas. ¿Quién no podría? Los problemas no son ni sutil ni cognitivamente desafiante. Sin embargo, cuando se enfrentan a la tarea emocionalmente desalentadora de la configuración de una respuesta a estos problemas claramente insolubles, por lo general, sufrimos una falta de nervio y de imaginación. Gandhi escribió una carta a Hitler pidiéndole que deje de cometer atrocidades y estaba desconcertado de que no funcionó.

 

No estoy sugiriendo que un programa bien orientado de asesinatos resolvería todos nuestros problemas. Si fuera así de simple, yo no estaría escribiendo este ensayo. Para asesinar a Slade Gorton y Larry Craig, por ejemplo, dos senadores del Noroeste, cuyo trabajo puede describirse caritativamente como incansablemente ecocida, probablemente frenaría la destrucción no mucho más que a aquellos que escriben cartas. Gorton y Craig son simplemente herramientas para la promulgación de ecocidio, tan cierto como que están presas, corporaciones, motosierras, napalm y armas nucleares. Si alguien fuera a matar a ellos, otros se toman sus lugares. Los programas ecocidas procedentes específicamente de las mentes dañadas de Gorton y Craig morirían con ellos, pero la naturaleza compartida de los impulsos dentro de nuestra cultura continuarían con toda su fuerza, por lo que la sustitución tan fácil como comprar una nueva azada.

 

Hitler también fue elegido legalmente y "democráticamente", como Craig y Gorton. Hitler también manifiesto la muerte de su cultura al instar y brillantemente capturar los corazones de los que le votaron al poder y para mantener la lealtad de los millones de personas que realizan activamente a cabo sus planes. Hitler, como Craig y Gorton, como George Weyerhaeuser y otros CEOs, no actuó solo. ¿Por qué, entonces, puedo discernir la diferencia entre ellos?
 

El sistema actual ya ha comenzado a derrumbarse bajo el peso de sus excesos ecológicos, y aquí es donde podemos ayudar. Después de haber transferido nuestra lealtad lejos de las entidades económicas y gubernamentales ilegítimas de nuestra cultura y de la tierra, nuestro objetivo debe ser la de proteger, a través de cualquier medio posible, los residentes no humanos de nuestras patrias y humanos. Nuestro objetivo, como el de un equipo de demolición, debe ser el de ayudar a dar un colapso cultura, para que en su caída se lleve la menos vida como sea posible.

 

La discusión presupone y crea una distancia, y el hecho de que estamos hablando de si la violencia es apropiada me dice que a usted no le importa lo suficiente. Hay un tipo de acción que no surge de la discusión, de la teoría, pero surge de nuestro cuerpo y de la tierra. Esta acción es la picadura de la abeja para defender a su colmena; es la madre osa que ataca como un tren para defender sus cachorros; es la vocera zapatista Cecilia Rodríguez diciendo: "Tengo una pregunta de esos hombres que me violaron. ¿Por qué no me mataron? Fue un error dejarme con vida. No voy a callar -. Esto no me ha traumatizado y no me ha parálizado" Es la activista ogoni Ken Saro-Wiwa, asesinado por el gobierno nigeriano, a instancias de Shell, cuyas últimas palabras fueron:" Señor, toma mi alma, pero la lucha continúa!" Es a los que participaron en el levantamiento del Gueto de Varsovia. Es Caballo Loco, Toro Sentado y Geronimo. Es salmón que se golpea en contra del concreto, utilizando el único que tienen, su carne, para tratar de romper lo que los mantiene de sus hogares.
 

No creo que la pregunta sea: si debe usar la violencia si o no? En cambio, la pregunta debería ser: ¿Se siente suficientemente la pérdida? Mientras discutimos esto en un modo abstracto, todavía tenemos mucho que perder. Si empezamos a sentir en nuestro cuerpos la inmensidad y el vacío de lo que perdemos diariamente, comunidades naturales intactas, ahora vendidas por salarios, infancias enteras perdidas en la violencia, la capacidad de las mujeres de caminar sin miedo, sabremos exactamente qué hacer.


 

Please reload

Posts  
Recientes  
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now