© 2023 por Creativo. Creado con Wix.com

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black

Interesado en escribir? Disenhar? Destruir? Comentar? Experimentar? Questionar? Vivir? Pensar? 

dissensus.nicaragua@gmail.com

TEORIA DE LA MUJER ENFERMA

December 4, 2017

TEORIA DE LA MUJER ENFERMA

Adaptado desde Mask Magazine, originalmente de una presentación por johanna hedva. Este escrito hablara sobre muchas cosas posiblemente sensibles. Continuar leyendo con precaución.

1) Las enfermedades mentales no son eventos individuales o “características” de una persona. Una persona no “tiene” bipolaridad o “depresión”, estas cosas no son atributos. Las enfermedades psicológicas (mentales) son estructuras. Son redes de poder. Son maneras de administrar a las personas. Son maneras de establecer una relación entra una persona y su ambiente.

2) Las enfermedades mentales cambian completamente como percibimos y como procesamos el mundo. Una fiesta totalmente callada se podrá escuchar ruidosa. Una sonrisa honesta puede percibirse como una amenaza. Nuestra psicología corrompe los dato que procesan nuestros sentidos.

3) Nunca se puede separar la depresión del patriarcado, o la bipolaridad con la pobreza, o la ansiedad con los roles de género. Todos los problemas psicológicos tienen raíces sociales. La sociedad fermenta y produce estas enfermedades. Una persona no sufre problema psicológico porque “quiere”. Es bien neoliberal pensar que los traumas psicológicos deben ser contestados de una manera individualistica.

3 a) Imaginate que juzguemos a todas las madres (que tienen traumas de guerra!) por ser arrechas o de siempre estar cansadas. Imaginate culpar a una mujer que sufrio un asalto sexual por ser “demasiado ansiosa”. Imaginate vivir en un mundo en donde no existe la infraestructura social en donde todos nos podemos cuidar y proteger y crear espacios seguros para sanar. Todo esta podrido.

Que es “Teoria de la Mujer Enferma”? Es un análisis que intersecta enfermedades psicológicas con un análisis de género, de patriarcado y de capitalismo. La realidad de las “mujeres enfermas” demuestras todas las maneras en que el patriarcado y el capitalismo administran y oprimen a estas poblaciones.
 


I)

Todos tenemos problemas psicológicos. No existe una mente normal. No existe una menta saludable. Vivir en el 2017 en si ya es traumatico para la gran mayoría de las personas. Especificamente para las mujeres. Ansiedad. Depresión. Problemas de Auto-Estima. Bipolaridad. Trauma. Disforia de Genero. Insomnio. Cambios de humor. Todos tenemos una amiga que sufre de esta manera. No es muy difícil encontrar a alguien que tiene y sufre de un estrés psicológico. Este estrés psicologio se manifiesta de muchas veces: ataques de pánico, llorar incontrolablemente, no poder dormir, dormir demasiado, cambios de humor, irratibilidad, antisocialidad, fatiga. Y encima de todo esto, a las personas se les espera que sean ciudadanos, que vayan al trabajo, que vayan a la escuela, que paguen sus impuestos, que hagan sus deberes, no hay tiempo libre, no tenemos el privilegio de sanar, no tenemos el privilegio de tomarnos vacaciones.

 ¿Como comenzar a mejorar al mundo cuando ni se puede salir de la cama? ¿Cómo atender a los talleres de empoderamiento si tengo ansiedad? ¿Cómo compartir con otras personas sobre mis experiencias si me encuentro en un perpetuo estado de fragilidad? ¿Cómo pueden las personas enfermas solidarizarse con el movimiento estudiantil, o la marcha por los derechos humanos, o las protestas en contra de la corrupción?

 ¿Qué maneras de protestar existen para las mujeres enfermas? ¿Qué tipos de cuerpos son los que se ven en las marchas? ¿Cuántas personas no pueden ir a las marchas porque tienen que cuidar a sus hijos o estudiar para los exámenes?

Pensemos en todos los cuerpos invisibles, con los puños levantados, escondidos y fuera de la vista.

Si tomamos la definición de Hannah Arendt de lo “político” -que sigue siendo uno de los más dominantes en el discurso académico- como cualquier acción que se realice en público, debemos lidiar con las implicaciones de lo que eso excluye. Si estar presente en público es lo que se requiere para ser político, toda una parte de la población puede considerarse a-político, simplemente porque no son físicamente capaces de sacar sus cuerpos a la calle.

 

Johanna: En mi programa de posgrado, Arendt era una especie de dios, por lo que fui entrenada para pensar que su definición de lo político como radicalmente liberadora. Por supuesto, puedo ver que fue, a su manera, en su momento (finales de 1950): de un solo golpe se deshizo de la necesidad de las infraestructuras de la ley, el proceso democrático de votación, la dependencia de las personas que He acumulado el poder de afectar la política: se deshizo de la necesidad de una política en absoluto. Todo esto se había requerido para que una acción se considerara política y visible como tal. Nada de esto es necesario, dijo Arendt, solo saca tu cuerpo a la calle, y bam: político.

 

Sin embargo, hay dos fallas aquí. El primero es su dependencia de un "público", que requiere un espacio privado, binario entre visible e invisible. Esto significa que lo que sea que ocurra en privado no es político. Entonces, puedes golpear a tu esposa en privado y no importa, por ejemplo. Puede enviar correos electrónicos privados con calumnias raciales, pero como no fueron "para el público", de alguna manera no es racista. Arendt estaba preocupada de que si todo puede considerarse político, entonces nada será, por lo que dividió el espacio en uno que es político y otro que no. Pero por el bien de esta ansiedad, ella eligió sacrificar grupos enteros de personas, para continuar desterrándolos a la invisibilidad y la irrelevancia política. Ella eligió mantenerlos fuera de la esfera pública. No soy la primera en llamarle la atención a Arendt . El fracaso de la política de Arendt quedó inmediatamente al descubierto en el activismo por los derechos civiles y el feminismo de los años sesenta y setenta. "Lo personal es político" también puede leerse diciendo "lo privado es político". Porque, por supuesto, todo lo que haces en privado es político: con quién tienes relaciones sexuales, cuánto tiempo duran tus duchas, si tienes acceso a agua potable para una ducha, etc.

También hay otro problema. Como lo expresó Judith Butler en su conferencia de 2015, "Vulnerabilidad y resistencia", Arendt no pudo explicar quién está autorizado a entrar en el espacio público, quién está a cargo del público. O, más específicamente, quién está a cargo de quién entra. Butler dice que siempre hay una cosa cierta acerca de una manifestación pública: la policía ya está allí, o está en camino. Esto resuena con una fuerza aterradora al considerar el contexto de Honduras o la marcha contra la violencia de la mujer. La inevitabilidad de la violencia en una manifestación, especialmente una demostración que surgió para insistir en la importancia de los cuerpos que han sido violentamente descuidados, asegura que una cierta cantidad de personas no aparecerán, porque no pueden. A esto unimos las enfermedades físicas y mentales y las discapacidades que mantienen a las personas en la cama y en el hogar, y debemos enfrentar el hecho de que muchas de las personas para quienes son estas protestas no pueden participar en ellas, lo que significa que no pueden ser visibles como activistas políticos.

Hubo un post de Tumblr que apareció en mi pantalla durante estas semanas de protesta, que decía algo en el sentido de: "le damos un grito a todas las personas discapacitadas, personas enfermas, personas con TEPT, ansiedad, etc., que no pueden estar aquí y protestar en las calles con nosotros esta noche. Sus voces son escuchadas y valoradas!". Super like.

Entonces, mientras yacía allí, incapaz de marchar, sostener un letrero, gritar un lema que se escucharía, o ser visible en cualquier capacidad tradicional como ser político, se formó la cuestión central de la Teoría de la Mujer Enferma: ¿Cómo se arroja un ladrillo a través de la ventana de un banco si no puedes salir de la cama?

II)
Piensen en todas nuestras amigas con enfermedades crónicas. Para aquellos que no saben lo que significa la enfermedad crónica, permítanme ayudar: la palabra "crónica" proviene del latín chronos, que significa "de tiempo" (piense en "cronología"), y específicamente significa "una vida". Entonces, una enfermedad crónica es una enfermedad que dura toda la vida. En otras palabras, no mejora. No hay cura.

 

Y piensen en el peso del tiempo: lo que significa sentir un sufrimiento mental todos los días. En muy raras ocasiones, me atrapan en un momento, como si algo me hubiera arrancado del mundo, donde me doy cuenta de que no he pensado en mi enfermedad durante unos minutos, tal vez unas preciosas horas. Estos maravillosos momentos de olvido son lo más cercano a un milagro que yo sépa. Cuando tienes una enfermedad crónica, la vida se reduce a un racionamiento implacable de energía. Te cuesta hacer cualquier cosa: levantarte de la cama, cocinar para ti, vestirte, responder un correo electrónico. Para quienes no padecen una enfermedad crónica, pueden gastar y gastar sin consecuencias: el costo no es un problema. Para aquellos de nosotros que tenemos fondos limitados, tenemos que racionar, tenemos un suministro limitado: a menudo nos quedamos sin almuerzo antes del almuerzo.

He llegado a pensar acerca de las enfermedades crónicas de otras maneras.

 

Ann Cvetkovich escribe: "¿Qué pasaría si la depresión, al menos en las Américas, pudiera remontarse a historias de colonialismo, genocidio, esclavitud, exclusión legal y segregación y aislamiento cotidianos que acechan todas nuestras vidas, en lugar de ser desequilibrios bioquímicos? "Me gustaría cambiar la palabra" depresión "aquí para que sean todas las enfermedades mentales. Cvetkovich continúa: "La mayoría de la literatura médica tiende a suponer un sujeto blanco y de clase media para quienes sentir mal es a menudo un misterio porque no se ajusta a una vida en la que el privilegio y la comodidad hacen que las cosas parezcan superficiales". , “el bienestar” como se habla hoy en los Estados Unidos, es una idea blanca y rica.

                -Aquí notamos como la tendencia de “bienestar espiritual” / “salud holística” / “mindfullness” / etc, tienen notaciones (aquí en las Americas) o son importaciones de comunidades blancas adineradas.
 

Permítanme citar a Starhawk, en el prefacio de la nueva edición de su libro de 1982 Dreaming the Dark:
 

"Los psicólogos han construido un mito: que en algún lugar existe un estado de salud que es la norma, lo que significa que la mayoría de las personas se encuentran en ese estado, y aquellos que están ansiosos, deprimidos, neuróticos, angustiados o generalmente infelices son desviados. "Aquí suplantaría la palabra" psicólogos "con" supremacía blanca "," doctores "," su jefe "," neoliberalismo "," heteronormatividad ". , "Y" Estado-Naciones ".

 

En los últimos años se ha escrito mucho sobre cómo se trata el dolor "femenino" o, mejor dicho, no se lo trata tan seriamente como a los hombres en las salas de emergencia y clínicas, por médicos, especialistas, compañías de seguros, familias, esposos, amigos, la cultura en general. En un artículo reciente en The Atlantic, titulado "Cómo los doctores toman el dolor de las mujeres menos seriamente", un esposo escribe sobre la experiencia de la larga espera de su esposa Raquel en la sala de emergencias antes de recibir la atención médica que su condición justificaba (que era una torsión ovárica, donde un quiste ovárico crece tan grande que cae, retorciendo la trompa de Falopio). "En todo el país, los hombres esperan un promedio de 49 minutos antes de recibir un analgésico para el dolor abdominal agudo. Las mujeres esperan un promedio de 65 minutos por lo mismo. Raquel esperó entre 90 minutos y dos horas ", escribe. Al final de la dura prueba, Raquel había esperado casi quince horas antes de ingresar a la cirugía que debería haber recibido al llegar. El artículo concluye con la cicatrización de sus cicatrices físicas, pero que "todavía está lidiando con el número de víctimas psíquicas, lo que ella llama 'el trauma de no ser visto'".

 

Lo que el artículo no menciona es la raza, lo que me lleva a creer que el escritor y su esposa son blancos. La blancura es lo que permite una neutralidad tan inconsciente: es la premisa de la vacuidad, la presunción de lo universal. (Los estudios han demostrado que los blancos escucharán a otras personas blancas cuando hablan de raza, mucho más abiertamente de lo que lo harán con una persona de color. Como alguien que pasa blanca, permítanme dirigirme directamente a las personas blancas: miren mi cara blanca y escuchen.)


El trauma de no ser visto. Nuevamente, ¿a quién se le permite ingresar a la esfera pública? ¿Quién puede ser visible? No pretendo disminuir la horrible experiencia de Raquel: una vez tuve que esperar diez horas en una sala de emergencia para que me diagnosticaran un quiste ovárico reventado. Solo deseo señalar las presunciones sobre las que se basa su horror: que nuestra vulnerabilidad debería ser visto y honrado, y que todos debemos recibir atención, de forma rápida y de una manera que "respete la autonomía del paciente", como lo exponen los Cuatro Principios de Ética Biomédica. Por supuesto, estas presunciones son lo que todos deberíamos tener. Pero debemos preguntarnos quién puede tenerlos. ¿En quién apoya la sociedad tales creencias? ¿Y en quién la sociedad impone lo opuesto?

-Socialmente no existe una cultura de cuido colectivo y de salud colectiva. Las personas enfermas son vistas como estorbos y como inconvenientes. No estamos entrenados psicológica y materialmente para ayudar a alguien enfermo.  (Noten también aquí como el apoyo o la ayuda mental de alguien enfermo tiene manchas de genero, donde se espera que la Mujer cuide y sane) Tambien noten como el acto de “sanación” tiene connotaciones femeninas…

Compare la experiencia de Raquel a manos del establecimiento médico con la de Kam Brock. En septiembre de 2014, Brock, una mujer negra de 32 años, nacida en Jamaica y residente en la ciudad de Nueva York, conducía un BMW cuando fue detenida por la policía. La acusaron de conducir bajo la influencia de la marihuana, y aunque su comportamiento y la búsqueda de su automóvil no arrojaron nada para apoyar esto, sin embargo, incautaron su automóvil. Según una demanda presentada contra Brock por la ciudad de Nueva York y el Hospital de Harlem, cuando Brock apareció al día siguiente para recuperar su automóvil, fue arrestada por la policía por comportarse de una manera que ella llama "emocional" e involuntariamente hospitalizada en el hospital. Hospital de Harlem, sala de psiquiatría. (Como alguien que también ha sido hospitalizado involuntariamente por comportarse "demasiado" emocionalmente, esta historia se siente como un rasgo de reconocimiento a través de mi cerebro.) Los médicos pensaron que estaba "delirante" y sufría de trastorno bipolar, porque afirmó que Obama la siguió en twitter, lo cual era cierto, pero que el personal médico no confirmó. Luego la tuvieron detenida durante ocho días, le inyectaron sedantes a la fuerza, le hicieron tomar medicamentos psiquiátricos, asistieron a terapia grupal y la desvistieron. Los registros médicos del hospital, obtenidos por sus abogados, confirman esto: el "plan de tratamiento maestro" para la estadía de Brock dice: "Objetivo: el paciente verbalizará la importancia de la educación para el empleo y declarará que Obama no la está siguiendo en Twitter . "Toma nota de su" incapacidad para poner a prueba la realidad". Tras su liberación, recibió una factura por $ 13,637.10.

 

La pregunta de por qué los médicos del hospital pensaron que Brock era "delirante" debido a su reclamo de que Obama la seguía en Twitter, es fácil de responder: porque, de acuerdo con esta sociedad, una joven negra no puede ser tan importante, y que insista en que es debe significar que ella está "enferma".



III)

Antes de que pueda hablar de la "mujer enferma" en todas sus muchas apariencias, primero debo hablar como un individuo y dirigirme a usted desde mi ubicación particular.

Soy antagónico a la idea de que el complejo industrial de seguros médicos occidentales me entienda en su totalidad, aunque parezcan pensar que sí. Me han agregado muchas palabras a lo largo de los años, y aunque algunas de ellas han proporcionado una articulación que fue útil, después de todo, no importa cuánto estemos trabajando para cambiar el mundo, todavía debemos encontrar maneras de enfrentar la realidad que tenemos entre manos. - Primero quiero sugerir algunas otras formas de entender mi "enfermedad".

 

Tal vez todo se pueda explicar por el hecho de que mi Luna está en Cáncer en la Casa 8, la Casa de la Muerte, o que mi Marte está en la Casa 12, la Casa de la Enfermedad, los Secretos, la Pena y el Autodestrucción. O que la madre de mi padre escapó de Corea del Norte en su niñez y ocultó este hecho a la familia hasta hace unos años, cuando accidentalmente lo dejó escapar, y luego rápidamente, reveladoramente, lo negó. O bien, que mi madre padece una enfermedad mental no diagnosticada que su familia negaba activamente, y luego se sintió exasperada por una adicción a las drogas de 40 años, trauma sexual y hepatitis de una aguja sucia, y hasta el día de hoy no ha sido tratada, como ella entra y sale de las cárceles, las sentadillas y la falta de vivienda. O bien, que fui abusada física y emocionalmente cuando era niña, criado en un ambiente de pobreza, adicción y violencia, y que he estado alejado de mis padres durante 13 años. Tal vez sea porque soy pobre: ​​según el IRS, en 2014, mi ingreso bruto ajustado fue de $ 5,730 (como resultado de no estar lo suficientemente bien para trabajar a tiempo completo), lo que significa que mi seguro de salud es provisto por el estado de California. (Medi-Cal), que mi "médico de atención primaria" es un grupo de asistentes médicos y enfermeras en una clínica en el segundo piso de un centro comercial, y que confío en cupones de alimentos para comer. Tal vez puede ser encapsulado en la palabra "trauma". Quizás acabo de tener la piel delgada y he tenido algo de mala suerte.

 

Es importante que también comparta la terminología médica occidental que me ha sido asignada, me guste o no, puede proporcionar un vocabulario común: "Este es el idioma del opresor", escribió Adrienne Rich en 1971, "sin embargo, lo necesito para hablamos contigo. "Pero déjame ofrecerte otro idioma también. En el idioma nativo americano cree, el sustantivo posesivo y el verbo de una oración se estructuran de forma diferente que en inglés. En Cree, uno no dice: "Estoy enfermo". En cambio, uno dice: "La enfermedad ha llegado a mí". Me encanta y quiero honrarlo.

 

Entonces, aquí está lo que me ha venido:

 

Endometriosis, que es una enfermedad del útero donde el revestimiento del útero crece donde no debería - en la zona pélvica en su mayoría, pero también en cualquier parte, las piernas, el abdomen, incluso la cabeza. Causa dolor crónico; caos gastrointestinal; épico, sangría monstruosa; en algunos casos, cáncer; y significa que he abortado, no puedo tener hijos, y tengo varias cirugías que esperar. Cuando le expliqué la enfermedad a un amigo que no lo sabía, ella exclamó: "¡Así que todo su cuerpo es un útero!". Esa es una forma de verlo, sí. (Imagínense lo que dirían los antiguos doctores griegos, los padres de la teoría del "vientre errante"). Significa que todos los meses, esas células uterinas deshonestas que se han implantado en todo mi cuerpo, "obedecen su naturaleza y sangran". ", Para citar a su compañero endo guerrero Hilary Mantel. Esto causa quistes, que eventualmente explotan, dejando haces de tejido muerto como restos de pequeñas bombas.

El trastorno bipolar, el trastorno de pánico y el trastorno de despersonalización también han llegado a mí. Esto significa que vivo entre este mundo y otro, creado por mi propio cerebro, que ha dejado de estar contenido por un concepto discreto de "yo". Debido a estos "trastornos", tengo acceso a emociones increíblemente vívidas, vuelos de pensamiento, y paisajes de sueños, a la sensación de que mi mente ha sido borrada en estrellas, a la sensación de que me he convertido en la nada, así como a éxtasis intensos, éxtasis, tristezas y alucinaciones de pesadilla. He sido hospitalizado, voluntaria e involuntariamente, por eso, y uno de los medicamentos que me recetaron casi me mata, ya que produce un raro efecto secundario en el que la piel se cae. Otro costo de $ 800 por mes, solo lo tomé porque mi médico me dejó muestras gratuitas. Si quiero ser capaz de mantener un trabajo, que este mundo ha decidido que debería poder hacer, debo tomar un medicamento antipsicótico a diario que cause pérdida de memoria a corto plazo y babeo, entre otros efectos secundarios sensuales. Estos visitantes también han traído a sus amigos: crisis nerviosas, colapsos mentales, o lo que sea que quieras llamar, tres veces en mi vida. Estoy seguro de que volverán a ser invitados en mi casa. Han motivado intentos de suicidio (la mayoría de ellos mientras estaban disociados) más de una docena de veces, el primero cuando tenía nueve años. Ese primer intento no funcionó, solo porque después de tomar un sorbo de pastillas para dormir, de alguna manera me desperté al día siguiente y fui a la escuela, como si nada hubiera pasado. No se lo conté a nadie, hasta mi primera evaluación psiquiátrica a mediados de los 20 años.

 

Finalmente, una enfermedad autoinmune que continúa desconcertando a todos los doctores que he visto, me ha llegado y se niega a ser nombrada. Como Carolyn Lazard ha escrito sobre sus experiencias con las enfermedades autoinmunes: "Los trastornos autoinmunes son difíciles de diagnosticar. Para la espondilitis anquilosante, el tiempo promedio entre el inicio de los síntomas y el diagnóstico es de ocho a doce años. Tuve suerte; Solo tuve que esperar un año ". Nombres como" MS "," fibromialgia "y otros que no recuerdo han desaparecido de la boca de mis médicos, pero mi seguro no cubrirá las pruebas, ni hay un especialista en mi plan de seguro a menos de cien millas de mi casa. No tengo suficiente espacio aquí, ¿lo haré alguna vez? - describir cómo es vivir con una enfermedad autoinmune. Puedo decir que trae una fatiga inimaginable, dolor todo el tiempo, susceptibilidad a las enfermedades, un cuerpo que realiza sus funciones "normales" de forma monstruosamente anormal. El peor síntoma que el mío trae es el herpes crónico. Durante diez años he tenido culebrilla en el mismo lugar en mi espalda, por lo que ahora tengo daño nervioso allí, lo que resulta en un dolor incesante y abrasador en la piel y un dolor sordo y ardiente en los huesos. A pesar de tomar medicamentos diarios que se supone que "suprimen" el virus del herpes zóster, todavía los tengo; son mis canarios en la mina de carbón, los precursores de al menos tres semanas para pasar en la cama.

 

Mi acupunturista lo describió como un pequeño demonio humeando humo negro, espumeando, acurrucado en mis huesos.

IV)

Con todos estos visitantes, comencé a escribir LA TEORIA DE LA MUJER ENFERMA como una forma de sobrevivir en una realidad que considero insoportable, y como una forma de dar testimonio de un yo que no parece que pueda ser "mío".

 

La instigación temprana para el proyecto de "Teoría de la mujer enferma" y cómo heredó su nombre provino de algunas fuentes. Una fue en respuesta a la "Teoría de la niña triste" de Audrey Wollen, que propone una forma de redefinir las patologías históricamente feminizadas en modos de protesta política para las niñas: me preocupaba principalmente la cuestión de qué le sucede a la niña triste cuando, si, ella crece con privilegios. Otro fue incitado leyendo las fantásticas Heroínas de Kate Zambreno, y sintiendo ganas de joder con el concepto de "heroísmo" en absoluto, y por eso quise proponer una figura con cualidades tradicionalmente anti heroicas, a saber, enfermedad, inactividad, como capaz de ser el símbolo de una gran teoría. Otro fue del libro feminista 1973 Quejas y Trastornos, que diferencia entre la "mujer enferma" de la clase alta blanca y las "mujeres enfermas" de la clase trabajadora no blanca.

 

“La Teoría de la Mujer Enferma” es para aquellos que se enfrentan con su vulnerabilidad y fragilidad insoportable, todos los días, y por lo tanto tienen que luchar para que su experiencia no solo sea honrada, sino que se haga visible primero. Para aquellos que, en palabras de Audre Lorde, nunca debieron sobrevivir: porque este mundo fue construido en contra de su supervivencia. Es para mis compañeros spoonies. Sabes quién eres, incluso si no has sido apegado a un diagnóstico:

uno de los objetivos de TEORIA DE LA MUJER ENFERMA es resistir la idea de que uno necesita ser legitimado por una institución, para que puedan tratar de solucionarlo. No es necesario que te reparen a ustedes, mis reinas, es el mundo el que necesita la reparación.

 

Ofrezco esto como un llamado a las armas y un testimonio de reconocimiento. Espero que mis pensamientos puedan proporcionar articulación y resonancia, así como herramientas de supervivencia y resiliencia.

 

Y para aquellos de ustedes que no padecen enfermedades crónicas o discapacidad, TEORIA DE LA MUJER ENFERMA les pide que estiren su empatía de esta manera. Para enfrentarnos, para escuchar, para ver.

La Teoría de la Mujer Enferma es una insistencia en que la mayoría de los modos de protesta política son internalizados, vividos, encarnados, sufriendo y, sin duda, invisibles. TEORIA DE LA MUJER ENFERMA redefine la existencia en un cuerpo como algo que es primordial y siempre vulnerable, siguiendo el trabajo de Judith Butler sobre la precariedad y la resistencia. Debido a que la premisa insiste en que un cuerpo se define por su vulnerabilidad, no temporalmente afectada por ella, la implicación es que depende continuamente de las infraestructuras de soporte para poder aguantar, por lo que debemos reconfigurar el mundo en torno a este hecho.

TEORIA DE LA MUJER ENFERMA sostiene que el cuerpo y la mente son sensibles y reactivos a los regímenes de opresión, en particular nuestro régimen actual de neoliberalismo, supremacía blanca, capitalismo imperial, cis-hetero-patriarcado. Es que todos nuestros cuerpos y mentes llevan el trauma histórico de esto, que es el mundo mismo el que nos está enfermando y manteniéndonos enfermos.

 

Tomar el término "mujer" como el tema de la posición de este trabajo es un abrazo y una dedicación estratégica que abarca todo lo particular, en lugar de lo universal. Aunque la identidad de "mujer" ha borrado y excluido a muchas (especialmente las mujeres de color y las personas trans y de género), elijo usarlo porque todavía representa lo que no se cuida, lo secundario, lo oprimido, lo no, lo un-, el menos que. La problemática de este término siempre requerirá una crítica, y espero que TEORIA DE LA MUJER ENFERMA pueda ayudar a deshacerse de ellos a su manera. Pero más que nada, estoy inspirado para usar la palabra "mujer" porque vi este año cómo aún puede ser radical ser una mujer en el siglo XXI.

 

Lo uso para honrar a un querido amigo mío que salió como genderfluid el año pasado. Para ella, lo que más le importaba era poder llamarse a sí misma una "mujer", para usar los pronombres "ella / él". Ella no quería cirugía ni hormonas; amaba su cuerpo y su gran polla y no quería cambiarlo, solo quería la palabra. Que la palabra misma puede ser un empoderamiento es el espíritu en el que se nombra la Teoría de la Mujer Enferma.

 

La Mujer enferma es una identidad y un cuerpo que puede pertenecer a cualquier persona a la que se le haya negado la existencia privilegiada, o la promesa cruelmente optimista de tal existencia, de los blancos, heterosexuales, sanos, neurotípicos, de clase media y alta, cis y sin discapacidad. el hombre que hace su hogar en un país rico, nunca ha tenido seguro de salud, y cuya importancia en la sociedad es reconocida y explicitada en todas partes por esa sociedad; cuya importancia y cuidado domina esa sociedad, a expensas de todos los demás.

LA MUJER ENFERMA es alguien que no tiene esta garantía de cuidado.

 

A la Mujer Enferma se le dice que, para esta sociedad, su cuidado, incluso su supervivencia, no importa.

 

LA MUJER ENFERMA es todo lo "disfuncional", "peligroso" y "en peligro", "mal portado", "loco", "incurable", "traumatizado", "desordenado", "enfermo", "crónico". no asegurables, "miserables", "indeseables" y cuerpos "disfuncionales" en su totalidad, pertenecientes a mujeres, personas de color, pobres, enfermos, neuro-atípicos, de capacidades diferentes, homosexuales, trans y de género, históricamente patologizados, hospitalizados , institucionalizado, embrutecido, convertido en "ingobernable" y, por lo tanto, culturalmente ilegítimo y políticamente invisible.

 

LA MUJER ENFERMA es una mujer trans negra que tiene ataques de pánico mientras usa un baño público, por miedo a la violencia que la aguarda.

 

LA MUJER ENFERMA es hija de padres cuyas historias indígenas han sido borradas, que sufre el trauma de generaciones de colonización y violencia.

 

LA MUJER ENFERMA es una persona sin hogar, especialmente una con cualquier tipo de enfermedad y sin acceso al tratamiento, y cuyo único acceso a la atención de salud mental es una detención de 72 horas en el hospital del condado.

 

LA MUJER ENFERMA es una mujer negra mentalmente enferma cuya familia llamó a la policía para pedir ayuda porque estaba sufriendo un episodio, y que fue asesinada bajo custodia policial, y cuya historia fue negada por todos los que operan bajo la supremacía blanca. Su nombre es Tanesha Anderson.

 

LA MUJER ENFERMA es un hombre gay de 50 años que fue violado cuando era adolescente y ha permanecido callado y avergonzado, creyendo que los hombres no pueden ser violados.

 

LA MUJER ENFERMA es una persona discapacitada que no pudo ir a la conferencia sobre los derechos de las personas con discapacidad porque se llevó a cabo en un lugar sin acceso.

 

LA MUJER ENFERMA es una mujer blanca con una enfermedad crónica enraizada en un trauma sexual que debe tomar analgésicos para levantarse de la cama.

 

LA MUJER ENFERMA es un hombre heterosexual con depresión que ha sido medicado (administrado) desde la adolescencia temprana y ahora tiene dificultades para trabajar las 60 horas por semana que su trabajo exige.

 

LA MUJER ENFERMA es alguien diagnosticado con una enfermedad crónica, cuyos familiares y amigos continuamente les dicen que deben hacer más ejercicio.

 

LA MUJER ENFERMA es una mujer queer de color cuyo activismo, intelecto, ira y depresión son vistos por la sociedad blanca como atributos indescriptibles de su personalidad.

 

LA MUJER ENFERMA es un hombre negro muerto bajo custodia policial, y oficialmente se dice que se cortó la espina dorsal. Su nombre es Freddie Gray.

 

LA MUJER ENFERMA es una veterana que sufre de trastorno de estrés postraumático en la lista de espera de meses para ver a un médico en Virginia.

 

LA MUJER ENFERMA es una madre soltera, emigrada ilegalmente a la "tierra de los libres", mezclando entre tres trabajos para alimentar a su familia y encontrando cada vez más difícil respirar.

 

La mujer enferma es el refugiado.

LA MUJER ENFERMA es el niño abusado.

 

LA MUJER ENFERMA es la persona con autismo a quien el mundo trata de "curar".

La mujer enferma está hambrienta.

La mujer enferma es la que está muriendo.

 

Y, de manera crucial: LA MUJER ENFERMA es lo que el capitalismo necesita para perpetuarse.

¿Por qué?

 

Porque para mantenerse vivo, el capitalismo no puede ser responsable de nuestro cuidado: su lógica de explotación requiere que algunos de nosotros mueran.

 

"Enfermedad" mientras hablamos de ello hoy es una construcción capitalista, como lo es su opuesto binario opuesto, "bienestar". La persona "buena" es la persona lo suficientemente bien como para ir a trabajar. La persona "enferma" es la que no puede. Lo que es tan destructivo acerca de concebir el bienestar como el valor predeterminado, como el modo estándar de existencia, es que inventa la enfermedad como temporal. Cuando estar enfermo es un aborrecimiento a la norma, nos permite concebir la atención y el apoyo de la misma manera.

Cuidado, en esta configuración, solo se requiere a veces. Cuando la enfermedad es temporal, la atención no es normal.

 

Aquí hay un ejercicio: ve al espejo, mírate a la cara y di en voz alta: "Cuidarte no es normal. Solo puedo hacerlo temporalmente".

 

Diciéndoselo a usted mismo será simplemente un eco de lo que el mundo repite todo el tiempo.

V)

Yo solía pensar que los gestos más anticapitalistas que quedaban tenían que ver con el amor, especialmente la poesía amorosa: escribir un poema de amor y dárselo al que deseabas, me parecía una resistencia radical. Pero ahora veo que estaba equivocada.

 

La protesta más anticapitalista es cuidar a otra persona y cuidarse. Para asumir la práctica históricamente feminizada y por lo tanto invisible de la enfermería, la crianza, el cuidado. Tomar seriamente la vulnerabilidad y la fragilidad y la precariedad de los demás, y apoyarla, honrarla, potenciarla. Para protegerse unos a otros, para representar y practicar la comunidad. Un parentesco radical, una sociabilidad interdependiente, una política de cuidado.

 

Porque, una vez que todos estamos enfermos y confinados a la cama, compartimos nuestras historias de terapias y comodidades, formamos grupos de apoyo, damos testimonio de los cuentos de trauma de los demás, priorizamos el cuidado y el amor de nuestros enfermos, dolidos, caros, sensibles, fantásticos cuerpos, y no queda nadie para ir a trabajar, quizás entonces, finalmente, el capitalismo chillará a su parada gloriosa muy necesaria, largamente vencida y maldita.



Textos Recomendados:

Arendt, Hannah. The Human Condition. Chicago: University of Chicago Press, 1958.

Berkowitz, Amy. Tender Points. Oakland: Timeless, Infinite Light, 2015.

Berlant, Lauren Gail. Cruel Optimism. Durham: Duke University Press, 2011.

Brown, Stephen Rex. “Woman Held in Psych Ward over Obama Twitter Claim.” NY Daily News. March 23, 2015.

Butler, Judith. “Vulnerability and Resistance.” REDCAT. December 19, 2014.

Cvetkovich, Ann. Depression: A Public Feeling. Durham, N.C.: Duke University Press, 2012.

Ehrenreich, Barbara, and Deirdre English. Complaints and Disorders; the Sexual Politics of Sickness. Old Westbury, N.Y.: Feminist Press, 1973.

Fassler, Joe. “How Doctors Take Women's Pain Less Seriously.” The Atlantic, October 15, 2015.

Federici, Silvia. Caliban and the Witch: Women, the Body and Primitive Accumulation. New York: Autonomedia, 2003.

Halberstam, Jack. “Zombie Humanism at the End of the World.” Lecture, Weak Resistance: Everyday Struggles and the Politics of Failure, ICI Berlin, May 27, 2015.

Harney, Stefano, and Fred Moten. The Undercommons: Fugitive Planning & Black Study. New York: Minor Compositions, 2013.

Hedva, Johanna. “My Body Is a Prison of Pain so I Want to Leave It Like a Mystic But I Also Love It & Want It to Matter Politically.” Lecture, Human Resources, Los Angeles, October 7, 2015.

Lazard, Carolyn. “How to Be a Person in the Age of Autoimmunity.” The Cluster Mag. January 16, 2013.

Lorde, Audre. A Burst of Light: Essays. Ithaca, N.Y.: Firebrand Books, 1988.

Lorde, Audre. The Cancer Journals. Special ed. San Francisco: Aunt Lute Books, 1997.

Mantel, Hilary. “Every Part of My Body Hurt.” The Guardian, June 7, 2004.

Miserandino, Christine. “The Spoon Theory Written by Christine Miserandino.” But You Dont Look Sick: Support for Those with Invisible Illness or Chronic Illness. April 25, 2013.

Rich, Adrienne. “The Burning of Paper Instead of Children.” In Adrienne Rich's Poetry and Prose: Poems, Prose, Reviews, and Criticism, edited by Barbara Charlesworth Gelpi. New York: W.W. Norton, 1993.

Salek, Yasi. “Audrey Wollen on Sad Girl Theory.” CULTIST ZINE. June 19, 2014.

Starhawk. Dreaming the Dark: Magic, Sex, & Politics. 2nd ed. Boston: Beacon Press, 1988.

Thurman, Judith. “A Loss for Words: Can a Dying Language Be Saved?” The New Yorker, March 30, 2015.

Vankin, Jonathan. “Kam Brock: The Reason They Threw Her In A Mental Ward Was Crazy — What Happened Next Was Even Crazier.” The Inquisitr News. March 
24, 2015.

Zambreno, Kate. Heroines. Semiotext(e) / Active Agents, 2012

Please reload

Posts  
Recientes  
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now