© 2023 por Creativo. Creado con Wix.com

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black

Interesado en escribir? Disenhar? Destruir? Comentar? Experimentar? Questionar? Vivir? Pensar? 

dissensus.nicaragua@gmail.com

Introducción a una Cultura de Seguridad

April 16, 2018

Introducción a la Cultura de Seguridad
 

 


Una cultura de seguridad es un conjunto de costumbres compartidas por una comunidad cuyos miembros pueden estar bajo amenaza de otro grupo u organización. La cultura de seguridad está diseñada para minimizar el riesgo. Establecer una cultura de seguridad ahorra a todxs la molestia de tener que elaborar medidas de seguridad una y otra vez desde el principio, y puede ayudar a contrarrestar la paranoia y el pánico en situaciones estresantes. Osea, también podría mantenerte fuera de la cárcel. La diferencia entre el protocolo y la cultura es que la cultura se vuelve inconsciente, instintiva y, por lo tanto, sin esfuerzo; una vez que el comportamiento más seguro posible se haya vuelto habitual para todxs lxs participantes de los círculos en lxs que operan, pueden pasar menos tiempo y energía enfatizando la necesidad de hacerlo.

Si se establece una cultura de seguridad, un colectivo no perderá el tiempo en paranoia sin tener que agonizar si hay infiltradxs o si se escapa alguna información.

El principio central de toda la cultura de la seguridad, el punto que no se puede enfatizar lo suficiente, es que la gente nunca debe estar al tanto de ninguna información sensible que no necesite saber.

 

Mientras mayor sea el número de personas que saben algo que puede poner en riesgo a individuos o proyectos, ya sea que esa sea la identidad de una persona, la ubicación de una reunión privada o un plan para una actividad futura, existen más posibilidades que el conocimiento pueda llegar a las manos equivocadas. Compartir dicha información con personas que no la necesitan saber les perjudica al punto de que los ponen en riesgo: los coloca en la incómoda situación de poder arruinar las vidas de otras personas con un solo paso en falso. Si son interrogados, por ejemplo, tendrán algo que ocultar, en lugar de ser capaces de decir la ignorancia con sinceridad.
 

No hagas preguntas y ni digas nada.
 

No pida a otros que compartan información confidencial que no necesitas saber.
No presumas de las cosas ilegales que usted u otros han cometido, o menciones cosas que van a suceder o que puedan suceder, o incluso haga referencia al interés de otra persona en participar en tales actividades. Manténgase atento cada vez que hable; no dejes que las alusiones al azar caigan sin pensar.

No fachenties sobre reuniones privadas.
No fachenties sobre tu “pasado activista radical”.
No andes de chismosx en círculos que no conoces haciendo preguntas que no te incumben. (Si quieres comenzar un grupo de afinidad, hazlo. Si nadie te ha invitado a un grupo de afinidad, es por una razón)

 

Puedes decir que NO en cualquier momento a cualquier persona sobre cualquier cosa.
 

No respondas a ninguna pregunta que no desees responder, no solo con los agentes de policía, sino también con otros activistas e incluso con amigos cercanos: si hay algo que no se siente seguro compartiendo, no lo hagas. Esto también significa a estar cómodxs con otras personas que no respondan tus propias preguntas: si hay una conversación que desean mantener para sí mismos, o si te piden que no seas parte de una reunión o proyecto, no debes tomar esto personalmente, es por el bien de todos y tiene todo derecho a excluirte. Del mismo modo, no participes en ningún proyecto que no te haga sentir bien, o colaborar con alguien con quien te sientas mal, o ignora tu instinto en cualquier situación; si algo sale mal y te metes en problemas, no querrás arrepentirte. Eres responsable de no permitir que nadie te convenza de tomar riesgos para los que no estás preparado.
 

Nunca vendas/entregues a tus amigos a tus enemigos.
 

Si te capturan, nunca renuncies a ninguna información que pueda poner en peligro a alguien más. Algunos recomiendan un juramento explícito por parte de todos los participantes en un grupo de “acción directa”: de esa manera, en el peor de los casos, cuando la presión puede hacer difícil distinguir entre dar unos pocos detalles inofensivos y venderse por completo, todos sabrán exactamente qué compromisos se hicieron el uno al otro.
 

No hagas que sea muy fácil para tus enemigos averiguar lo que estás haciendo.
 

No seas demasiado predecible en los métodos que empleas, o los objetivos que eliges, o los tiempos y lugares donde se encuentra para discutir las cosas. No seas demasiado visible en los aspectos públicos de la lucha en la que se realizara una acción directa más seria.

Si participas en organizaciones subterráneas:

mantene tu nombre fuera de las listas de correo y fuera de los medios, tal vez evite por completo la asociación con las organizaciones y campañas visibles. Si estás involucrado en actividades clandestinas realmente serias con algunos camaradas, quizás quieras limitar tus interacciones en público, si es que no se evitan por completo.

Los agentes federales pueden acceder fácilmente a los números de teléfono marcados desde su teléfono y usarán dichas listas para establecer conexiones entre las personas; lo mismo ocurre con su correo electrónico y los libros que visita en bibliotecas, y especialmente en redes sociales como Myspace.

No deje rastro: el uso de la tarjeta de crédito, las tarjetas de gasolina, las llamadas de teléfonos celulares, todos dejan un registro de sus movimientos, compras y contactos.

Lleva un registro de cada documento escrito y fotocopia que pueda incriminarte. manténelos en un solo lugar, para que no puedan olvidarlos accidentalmente, y destrúyalos tan pronto que no los necesites. Cuantos menos hay en primer lugar, mejor; acostumbrarte a usar tu memoria. Asegúrese de que no haya fantasmas de tal escritura en las impresiones en las superficies sobre las que estaba escribiendo, ya sean estos escritorios de madera o almohadillas de papel. Asuma que cada uso de las computadoras deja un rastro, también.


No arrojes ninguna idea de “acción directa” en público que pienses que puedes intentar en algún momento. (Esto es muy común entre hombre machi-progres, que quieren fachentiar su nivel de compromiso con “la causa”. También es fácil identificar a infiltrados instigadores, si hay personas que brincan a cometer actos ilegales.)
 

Esperate a proponer una idea hasta que puedas reunirte con un grupo de personas (o tu grupo de afinidad) en la cual ya sabes que estaran interesadas en hacer una acción. No propongas tu idea hasta que pienses que es el momento adecuado para intentarla/probarla. Invita solo a aquellos a los que seguramente querrás unirte: todxs lxs que invites que no terminen participando son un riesgo de seguridad innecesario, y esto puede ser doblemente problemático si resulta que sienten que tu actividad propuesta es ridículamente tonta o moralmente incorrecta. Solo invita a personas que puedan guardar secretos: esto es fundamental para ver si deciden participar o no.

Desarrolla una taquigrafía privada para comunicarte con tus camaradas en público.

Es importante encontrar una forma de comunicarse subrepticiamente con sus amigos de confianza sobre los problemas de seguridad y los niveles de comodidad en situaciones públicas, a veces no hay tiempo o espacio para una reunión convocada para analizar posibles acciones y direcciones Saber cómo medir los sentimientos de tu grupo sin que los demás se den cuenta te ahorrará el dolor de cabeza de intentar adivinar los pensamientos de los demás sobre una situación o individuo, y te ayudará a evitar actuar de forma extraña. Para cuando haya convocado a un grupo más grande para proponer un plan de acción, usted y sus amigos deben tener claro cuáles son sus intenciones, disposición a correr riesgos, niveles de compromiso y opiniones de otros, para ahorrar tiempo y evitar ambigüedades innecesarias. Si no ha sido parte de un círculo de planificación de acción directa, se sorprenderá de lo complicadas y enrevesadas que pueden ser las cosas incluso cuando todo el mundo llega preparado.
 

Desarrolla métodos para establecer el nivel de seguridad de un grupo o situación.
 

Un procedimiento rápido que se puede ejecutar al comienzo de una reunión más grande en la que no todos están familiarizados entre si, es el juego "yo respondo por…": a medida que cada persona se presenta, todos los que puedan “responder por” esa persona levantan la mano. Solo responda por aquellos que confíes y son dignos de tu confianza. Con suerte, cada persona está conectada a los demás por algún enlace de la cadena; De cualquier forma, al menos todos saben cómo están las cosas. Un activista que comprende la importancia de una buena seguridad no se sentirá insultado en tal situación si no hay nadie presente que pueda responder por él y los demás le pidan que se vaya.

La ubicación de la reunión es un factor importante en la seguridad.
 

No queres un lugar que pueda ser monitoreado (no residencias privadas), no queres un lugar donde puedan ser observadxs en conjunto (no el parque frente al sitio de las acciones del día siguiente), no elijas un lugar en donde te puedan ver entrar y salir o que alguien pueda ingresar inesperadamente; marcar un perímetro, ten personas monitoreando el local, cerrar la puerta una vez que las cosas comiencen, tenga cuidado con cualquier cosa sospechosa.
 

Los grupos pequeños pueden pasear y conversar; los grupos más grandes pueden reunirse en lugares tranquilos al aire libre: ir de excursión o acampar, si hay tiempo, o en habitaciones privadas en edificios públicos, como salas de estudio de la biblioteca o aulas vacías. En el mejor de los casos: aunque no tengan idea de que estás involucrado en la acción directa, conoces a alguien del restaurante que dirige el café por la ciudad, y no le importa que te permita tener la reunión por la tarde para una reunión privada sin preguntas.
 

Ten en cuenta la confiabilidad de quienes te rodean, especialmente aquellos con quienes puede colaborar en actividades clandestinas.
 

Ten en cuenta que cuánto tiempo conoce a las personas, si tienen historial como activistas, en que acciones públicas han participado. Conoce bien su participación en la comunidad y sus vidas fuera de ella, y cuáles han sido las experiencias de los demás con ellas. Lxs amigxs con los que creciste, si aún tienes alguno en tu vida, pueden ser los mejores compañeros para la acción directa, ya que estás familiarizado con sus fortalezas y debilidades y la forma en que manejan la presión, y sabes de hecho que son quienes dicen ser. Asegúrate de confiar solo en tu seguridad y en la seguridad de tus proyectos a personas equilibradas que comparten las mismas prioridades y compromisos y no tienen nada que probar. A largo plazo, esfuérzate por construir una comunidad de personas con amistades de larga tiempo y con experiencia actuando juntxs, con vínculos con otras comunidades similares.
 

No te distraigas demasiado pensando en que las personas se han infiltradas o no; si tus medidas de seguridad son efectivas, ni siquiera te debería de importar.
 

No desperdicies tu energía y hacerte paranoicx e insociable, sospechando de todas las personas que conoces. Si mantenes toda la información confidencial dentro del círculo de personas a que le concierne, solo colabora con amigos confiables y experimentados cuya historia puedes verificar, y nunca revele nada sobre sus actividades privadas, los agentes y los informantes de la policía no podrán recopilar pruebas para utilizar contra vos. Una buena cultura de seguridad debería hacer prácticamente irrelevante si estas alimañas son activas en tu comunidad o no. Lo importante no es si una persona está involucrada o no con la policía, sino si constituye o no un riesgo de seguridad; si se lo considera inseguro (doble intención), nunca se le debe permitir que termine en una situación en la que la seguridad de cualquier persona dependa de esta persona que asumes que esta infiltrada.
 

Aprende y cumpli con las expectativas de seguridad de cada persona con la que interactúas, y respeta las diferencias de estilo.
 

Para colaborar con otros, debes asegurarte de que se sientan como en casa contigo; incluso si no está colaborando con ellos, no quiere que se sientan incómodos o ignoren un peligro que entiendan mejor que vos. Cuando se trata de planificar acciones directas, no cumplir con la cultura de seguridad aceptada en una comunidad determinada puede arruinar no solo sus posibilidades de cooperar con otros en un proyecto, sino también la posibilidad de que el proyecto ocurra, por ejemplo, si lo mencionan una idea que otros planean intentar en un entorno que consideras inseguro, pueden verse obligados a abandonar el plan, ya que ahora puede estar asociadas con ellxs.

Pida a las personas que describan sus necesidades específicas de seguridad antes de abordar el tema de la acción.
 

Deje que otros sepan exactamente cuáles son tus necesidades cuando se trata de seguridad.

El corolario de cumplir con las expectativas de los demás es que debes facilitar que los demás cumplan con tus expectativas. Al comienzo de cualquier situación en la que tu vida política privada pueda convertirse en un problema, enfatiza que hay detalles de tus actividades que debes guardar para vos mismx. Esto puede ahorrarle mucho drama en situaciones que ya son lo suficientemente estresantes; Lo último que necesitas al regresar de una misión secreta que salió mal es terminar en una pelea con tu culito: "¡Pero si confiabas en mí, me contarías sobre esto! ¡Cómo sé que no estás ahí durmiendo con ...!

La información secreta y confidencial de la vida de una persona no es algo que alguien gana como una recompensa o algo que se merezca.

Cuidale las espaldas  a otras personas.

 

Haz explícito a quienes lo rodean los riesgos que puede representar para ellos con tu presencia o con acciones que hayas planificado, al menos tanto como sea posible sin violar otros preceptos de la cultura de la seguridad. Hágales saber en la medida de lo posible cuáles son los riesgos que corre usted mismo: por ejemplo, si puede permitirse el lujo de ser arrestado (si hay órdenes de arresto pendientes para usted, si es un migrante indocumentado, etc.), ¿qué responsabilidades tienes? Hay mantenerse al día, si usted tiene alguna alergia, o si tenes una rodilla debil. No ponga en peligro a los demás con tus decisiones, especialmente si no puedes brindar un apoyo concreto en caso de que de alguna manera seas arrestadx y acusadx ​​por tu comportamiento. Si un grupo de personas arroja una pancarta en un área inmediatamente adyacente a un graffiti o acción que vos hiciste, la policía podría acusarles a ellxs de hacer el graffiti; incluso si los cargos no se pueden comprobar, no quiere arriesgar su presencia.

Si ayuda a iniciar una marcha y ves que la policía esta aproximándoce, intenta asegurarte de mantener tu cuerpo entre la policía y otras personas que han venido pero que no necesariamente comprenden los riesgos involucrados.
 

La cultura de seguridad es una forma de etiqueta, una forma de evitar malentendidos innecesarios y conflictos potencialmente desastrosos.
 

Las preocupaciones de seguridad nunca deberían ser una excusa para hacer que los demás se sientan inferiores o marginadxs (aunque si toma practica y fineza para evitar herir los sentimientos de otras personas.

Nadie debería sentir que tiene el "derecho" de participar en cualquier cosa que otros prefieran reservarse. Aquellos que violan la cultura de seguridad de sus comunidades no deben ser reprendidos con dureza la primera vez; no se trata de ser lo “suficientemente activista” como para unirse al grupo, sino de establecer expectativas grupales y ayudar a las personas a comprender su importancia; además, las personas son menos capaces de absorber la crítica constructiva cuando se ponen a la defensiva. Sin embargo, a esas personas siempre se les debe decir de inmediato cómo están poniendo en riesgo a otros, y cuáles serán las consecuencias si continúan. Aquellos que no pueden entender esto deben ser táctica pero efectivamente excluidos de todas las situaciones delicadas.
 

La cultura de la seguridad no es “paranoia institucionalizada”, sino una forma de evitar la paranoia al minimizar los riesgos antes de tiempo.
 

Es contraproducente gastar más energía preocupándose sobre la cantidad de vigilancia que uno piensa que tiene encima de uno. Energia que se puede ocupar en tomar acciones estratégicas.  Una buena cultura de seguridad debería hacer que todos se sientan más relajados y seguros, no menos. Al mismo tiempo, es igualmente improductivo acusar a aquellos que se adhieren a medidas de seguridad más estrictas que las suyas de ser paranoicos; recuerde, nuestros enemigos están organizados para capturarnos.


No permitas que se use la sospecha en tu contra.
 

Si tus enemigos no pueden aprender tus secretos, se conformarán con enfrentarte unos contra otros en tu mismo grupo. Los agentes encubiertos pueden difundir rumores o lanzar acusaciones para crear disensión, desconfianza y resentimiento dentro o entre grupos.


Pueden falsificar cartas o tomar medidas similares para enmarcar a lxs activistas. Los medios de comunicación pueden participar en esto informando que hay un informante en un grupo cuando en realidad no hay, o tergiversando la política o la historia de un individuo o grupo con el fin de alienar a los aliados potenciales, o enfatizando una y otra vez que hay un conflicto entre dos ramas de un movimiento hasta que realmente desconfíen el uno del otro. Una vez más, una cultura de seguridad astuta que fomente un nivel apropiadamente alto de confianza y confianza debería hacer tales provocaciones casi imposibles a nivel personal; cuando se trata de relaciones entre defensores de diferentes tácticas y organizaciones de diferentes tendencias, recuerde la importancia de la solidaridad y la diversidad de tácticas, y confía en que otros lo hagan, incluso si las cuentas de los medios sugieren lo contrario. No aceptes rumores o informes como hechos: vaya a la fuente de confirmación cada vez, y sea diplomático al respecto.

No te dejes intimidar por los mentirosos.
 

La atención y vigilancia de la policía no es necesariamente una indicación de que saben algo específico sobre tus planes o actividades: a menudo indica que no lo hacen y están tratando de asustarlo para que no continúes con tus planes. Desarrolla un instinto con el cual pueda detectar cuándo se ha salido tu secreto y cuándo sus enemigos solo están tratando de angustiarlo para que hagas su trabajo por ellos.
 

Siempre prepárese para la posibilidad de que estas bajo observación, pero no se equivoque al atraer la vigilancia para que sea efectiva.
 

Incluso si todo lo que está haciendo es perfectamente legal, puede recibir atención y acoso de las organizaciones de inteligencia si sienten que representa un inconveniente para sus amos. En algunos aspectos, esto puede ser lo mejor; cuanto más tienen que monitorear, más dispersas están sus energías, y más difícil es para ellas identificar y neutralizar a los subversivos. Al mismo tiempo, no se deje atrapar por la emoción de estar bajo vigilancia y empiece a asumir que cuanto más las autoridades le prestan atención, más peligrosa debe ser para usted: no es tan inteligente. Tienden a preocuparse por las organizaciones de resistencia cuyos enfoques se parecen más a los suyos; aprovecha esto Las mejores tácticas son aquellas que llegan a las personas, generan puntos y ejercen influencia mientras no aparecen en el radar de los poderes fácticos, al menos no hasta que sea demasiado tarde. Idealmente, sus actividades deberían ser bien conocidas por todos, excepto por las autoridades.

 

La cultura de seguridad implica un código de silencio, pero no es un código de sordera.

Las historias de nuestras audaces hazañas en la lucha contra el capitalismo deben ser contadas de alguna manera, para que todos sepan que la resistencia es una posibilidad real puesta en acción por personas reales; se deben hacer incitaciones abiertas a la insurrección, para que los supuestos revolucionarios puedan encontrarse y los sentimientos revolucionarios enterrados en los corazones de las masas encuentren su camino a la superficie. Una buena cultura de seguridad debe preservar todo el secreto que sea necesario para que las personas estén seguras en sus actividades clandestinas, al mismo tiempo que proporcionan visibilidad para perspectivas radicales. La mayor parte de la tradición de seguridad en el medio activista hoy se deriva de los últimos treinta años de derechos de los animales y actividades de liberación de la tierra; como tal, es perfectamente adecuado para las necesidades de pequeños grupos que llevan a cabo actos ilegales aislados, pero no siempre es apropiado para más campañas sobre el terreno destinadas a fomentar la insubordinación generalizada. En algunos casos, puede tener sentido violar la ley abiertamente, para provocar la participación de una gran masa que pueda proporcionar seguridad en números.

Equilibra la necesidad de escapar de la detección por parte de sus enemigos balanceado contra la necesidad de ser accesible para amigos potenciales.
 

A largo plazo, el secreto por sí solo no puede protegernos, tarde o temprano nos encontrarán a todos, y si nadie más comprende lo que estamos haciendo y lo que queremos, podrán liquidarnos con impunidad. Solo el poder de un público informado y comprensivo (y afortunadamente con el mismo equipamiento) puede ayudarnos en ese momento. Siempre debe haber entradas a las comunidades en las que se practica la acción directa, por lo que cada vez más personas pueden participar. Aquellos que hacen cosas realmente serias deben quedárselas a ellos mismos, por supuesto, pero cada comunidad también debe tener una o dos personas que defienden y educa sobre la acción directa, y quién puede ayudar discretamente a los novatos de confianza a conectarse con otros para comenzar.
 

Cuando planifique una acción, comience por establecer el nivel de seguridad apropiado para ella, y actúe en consecuencia a partir de allí.
 

Aprender a medir los riesgos que plantea una actividad o situación y cómo tratarlos de manera apropiada no es solo una parte crucial de mantenerse fuera de la cárcel; también ayuda a saber lo que no le preocupa, por lo que no desperdicia energía en medidas de seguridad engorrosas e injustificadas. Tenga en cuenta que una acción determinada puede tener diferentes aspectos que demandan diferentes grados de seguridad; asegúrese de mantener estos distintos.

Aquí hay un ejemplo de un posible sistema de calificación para los niveles de seguridad:
 

Nivel 1) Solo aquellos que están directamente involucrados en la acción saben de su existencia.
 

Nivel 2) Las personas de confianza también conocen la acción, pero todos en el grupo deciden juntos quiénes serán.
 

Nivel 3) Es aceptable que el grupo invite a personas a participar, que pueden elegir no hacerlo, es decir, que algunos de fuera del grupo puedan saber sobre la acción, pero se espera que lo mantengan en secreto.
 

Nivel 4) El grupo no establece una lista estricta de quién está invitado; los participantes son libres de invitar a otros y alentarlos a hacer lo mismo, al tiempo que enfatizan que el conocimiento de la acción debe mantenerse dentro de los círculos de aquellos en quienes se pueden confiar los secretos.
 

Nivel 5) Los "rumores" de la acción pueden extenderse a lo largo y ancho de la comunidad, pero las identidades de quienes están en el centro de la organización deben mantenerse en secreto.
 

Nivel 6) La acción se anuncia abiertamente, pero con cierto grado de discreción, para no alertar a las autoridades.
 

Nivel 7) La acción está totalmente anunciada y abierta en todos los aspectos.
 

Para dar ejemplos, el nivel de seguridad n. ° 1 sería apropiado para un grupo que planea sabotear un camión maderero mientras que el nivel n. ° 2 sería aceptable para quienes planean actos menores de destrucción de la propiedad, como pintar con spray. El nivel 3 o 4 sería apropiado para llamar la atención a un político. El nivel 5 sería perfecto para un proyecto como iniciar una marcha sorpresa no autorizada: por ejemplo, todos oyen de antemano que después de la presentación de Mili Majuc se hara una marcha contra la deforestación "espontánea", para que la gente pueda prepararse en consecuencia, pero como no uno sabe de quién es la idea, nadie puede ser un objetivo como organizador. El nivel # 6 sería apropiado para anunciar un paseo en bicicleta de Masa Crítica: los volantes se envuelven alrededor del manubrio de cada bicicleta civil, pero no se envían anuncios a los periódicos, por lo que los policías no estarán allí al principio mientras la misa esté quieta. vulnerable. El nivel 7 es apropiado para una marcha pacifista permitida o una proyección de videos de medios independientes, a menos que seas tan disfuncionalmente paranoico que incluso quieras mantener en secreto los proyectos de alcance comunitario.
 

También tiene sentido elegir los medios de comunicación que usará de acuerdo con el nivel de seguridad exigido. Aquí hay un ejemplo de diferentes niveles de seguridad de las comunicaciones, que corresponden al sistema que acabamos de describir:

Nivel 1) No hay comunicación sobre la acción, excepto en persona, fuera de los hogares de los involucrados, en entornos libres de vigilancia (por ejemplo, el grupo va a acampar para discutir los planes); no hay discusión de la acción, excepto cuando es absolutamente necesario.
 

Nivel 2) Fuera de las reuniones grupales, las personas involucradas son libres de discutir la acción en espacios libres de vigilancia.
 

Nivel 3) Las discusiones están permitidas en hogares que no están definitivamente bajo vigilancia.
 

Nivel 4) La comunicación por correo electrónico encriptado o en líneas telefónicas neutrales es aceptable.
 

Nivel 5) Las personas pueden hablar de la acción por teléfono, correo electrónico, etc. siempre que tengan cuidado de no revelar ciertos detalles: quién, qué, cuándo, dónde.
 

Nivel 6) Los teléfonos, el correo electrónico, etc. son un juego limpio; listas de correo electrónico, volando en espacios públicos, anuncios a periódicos, etc. pueden o no ser aceptables, caso por caso.
 

Nivel 7) Se alienta la comunicación y la proclamación por todos los medios posibles.



Información Adicional:

La verdad básica es que todos vivimos en un estado de vigilancia que no tiene comparación alguna. Mucha gente tiene miedo o se preocupa por la represión del estado. Pero este mismo miedo se puede convertir en paranoia y parálisis. Como resultado, algunos no tomarán parte en el activismo. Otros se quedarán involucrados, pero su paranoia puede crear un ambiente asfixiante y ahuyentar a la gente. ¿Cuál es el resultado? Nuestro movimiento se muere.
 

La Cultura de Seguridad - un conjunto de reglas simples que cualquier persona puede seguir - reduce la paranoia y el miedo, y nos hace más seguros para que podamos hacer nuestras tareas efectivamente. Esta página es una introducción básica de la cultura de seguridad, y no se debe considerar completa. Sea inteligente y adáptese a su situación específica.
 

¿Qué es la Cultura de Seguridad?

La cultura de seguridad es un conjunto de prácticas y actitudes diseñadas para aumentar la seguridad de comunidades políticas. Estas reglas generales se crean basadas en la represión estatal histórica y reciente, y ayudan a reducir la paranoia y aumentar la eficacia.
 

Reglas de la Cultura de Seguridad
 

No se habla acerca de...

  • La participación propia o la de algún otro involucrado, con un grupo clandestino

  • El deseo personal o el de algún otro involucrado para tomar parte con tal grupo.

  • La participación personal o la de algún otro involucrado en acciones ilegales.

  • La defensa o el apoyo de algún otro por tales acciones.

  • Los planes personales o los de otra persona involucrada en acciones ilegales en el futuro.

  • No le pregunte a otros si son miembros de un grupo clandestino.

  • No hable de acciones ilegales en términos específicos de hora, personas, lugares, etc.

La desobediencia civil no violenta es ilegal, pero de vez en cuando se puede hablar de ello abiertamente. Por lo general, los detalles de desobediencia civil no violenta se deben discutir solamente entre los que toman parte en la acción o entre los que les apoyan.
 

Aún así, es aceptable (además alentado) hablar en términos generales de apoyo a sabotajes y de todas las formas de resistencia mientras que no mencione los lugares, las personas, las horas, etcétera. pero solamente si esto es legal en su jurisdicción. Aun si expresar el apoyo de los sabotajes es legal en su zona, sea consciente de la represión posible o de consecuencias posibles para que pueda elegir el nivel de riesgo más cómodo para usted.

 

Nunca hables con la Policía.
 

Nunca permita que un policía, agente del FBI, etc. entre a su casa si no tiene una orden judicial.

  • Si invita a un policía a entrar en su casa, le otorga el consentimiento de inspeccionar su casa.

  • Si la policía viene a su casa a hacer preguntas, no les permita entrar. Desde adentro con la puerta cerrada, o estando frente a la puerta cercada, diga cordialmente, "Prefiero permanecer en silencio". Pregunte si está bajo arresto o si tiene una orden judicial. Si dice que no, regrese a su casa y cierre la puerta cordialmente. Si de todas formas entra el policía, no resista el arresto. Diga, "No doy consentimiento a una búsqueda." Memorice quienes son y lo que hacen.

Sea inteligente

  • Aprenda las leyes de su país, estado y jurisdicción: aprenda lo que puede decir o no; aprenda cuales acciones son legales o ilegales; aprenda de qué se han juzgado otros activistas y lo que se permite legalmente.

  • Investigue sobre la información de abogados para activistas y protestantes en su área: si toma alguna acción, asegúrese de escribir el número de teléfono en su cuerpo con una marcador permanente.

  • Únase con activistas experimentados: ellos tienen mucha experiencia y mucho conocimiento sobre el terreno de activismo donde está Ud, y pueden enseñarle a Ud. la logística local y estrategias para mantenerse seguro.

Los Mitos de La Cultura de Seguridad
 

Mito #1

Esconder mi identidad personal me hace seguro

  • Cualquier acción supone un riesgo. Nada puede garantizar su seguridad. Cualquier acción evidente puede llevar a la represión. La cultura de seguridad nos hace más efectivos.

  • Los movimientos expuestos se protegen casi exclusivamente a través de su cantidad de personas y solidaridad pública.

  • No existe una manera efectiva de hacer tareas expuestas y mantener la identidad escondida. Tampoco es beneficioso ni necesario esconder la identidad personal para hacer tareas expuestas.

  • Los movimientos expuestos sólo pueden aumentar la cantidad de personas y la solidaridad pública al ser abiertos, públicos y expresar el apoyo por el movimiento para atraer otras personas.

  • Manéjese con la suposición que toda la comunicación de la internet y teléfono es supervisada. Sin embargo, ya que los movimientos expuestos no tienen nada para esconder, excepto desobediencia civil no violenta ocasional, debemos usar la internet y teléfonos para la comunicación que permita la organización eficaz.

  • Hay motivos perfectamente legítimos para querer mantener un perfil bajo, pero esconder su identidad completamente mientras se involucra en cualquier movimiento es prácticamente imposible. Si tiene un motivo para no querer llamar la atención del gobierno (si no es ciudadano, por ejemplo), entonces la mejor manera de permanecer seguro es no participar en cualquier movimiento.

Mito # 2

"Tenemos que identificar el agente federal, oficial de policia, o infiltrado, etc. en el grupo."

  • No es una idea segura ni buena especular o culpar a alguien de ser un infiltrado. Esta es una táctica que usan infiltrados para acabar con los movimientos.

  • La paranoia puede causar comportamiento destructivo.

  • Hacer acusaciones falsas/inciertas es peligroso: esto se llama la "chamarra de acusador"

Mito #3

"Los policías tienen que identificarse. Los policías no pueden hablar con mentiras".

  • Los agentes encubiertos no pueden hacer su trabajo si tuvieran que identificarse.

  • Los policías están autorizados legalmente para mentir a la gente - y lo hacen rutinariamente - para fomentar la cooperación en ambas, las calles y especialmente en el interrogatorio. Los policías y otros agentes también presentan pruebas falsas, incluso fotos, vídeos, y audio para engañar a alguien y hacerle hablar sobre otras personas.

  • Los agentes del gobierno de todo tipo, pueden amenazarlo a su familia y a sus amigos. La mejor defensa es no hablar, no creerles, no cooperar, y pedir ayuda a otras personas.

Mito # 4

"La Cultura de Seguridad garantiza mi seguridad"

  • La Cultura de Seguridad lo hace a usted más seguro, pero cualquier acción eficaz puede llevar a la represión.

  • Nada puede garantizar la seguridad, pero la Cultura de seguridad nos hace más eficaces.

  • Una separación estricta entre actividades expuestas y cualquier actividad clandestina latente o existente, protege a las personas.

Violaciones a la Cultura de Seguridad

El comportamiento, y no la gente, es el problema

  • Existen muchos comportamientos que pueden separar grupos o hacerlos inseguros. No importa si alguien es policía o no. Enfóquese en abordar los comportamientos.

  • Algunos de los comportamientos a los que debe estar atento son el sexismo, el comportamiento abusivo, el chisme, y crear conflicto entre individuos o grupos.

¿Que hacer si hay violaciones a la Cultura de Seguridad?

  • Educar (con tacto y en privado) y señalar a las personas que violan la Cultura de Seguridad más recursos.

  • No permitir ninguna violación, ni dejar que se llegue a transformar en hábito.

  • Violadores crónicos a la Cultura de Seguridad tienen el mismo efecto perjudicial que los infiltrados. Es importante y necesario establecer límites. Si un miembro viola consistentemente la Cultura de seguridad, incluso después de ser corregido, debe ser separado del grupo por la seguridad de todos.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

Please reload

Posts  
Recientes  
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now