© 2023 por Creativo. Creado con Wix.com

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black

Interesado en escribir? Disenhar? Destruir? Comentar? Experimentar? Questionar? Vivir? Pensar? 

dissensus.nicaragua@gmail.com

no existe "el Gobierno Revolucionario"

June 9, 2018

No existe tal cosa como un gobierno revolucionario.

Emma Goldman lo sabía. Mikhail Bakunin nos advirtió a todxs sobre esto medio siglo antes de la Revolución Rusa. Los veteranos del Partido de las Panteras Negras y el Ejército de Liberación Negra Ashanti Alston y Kuwasi Balagoon llegaron a la misma conclusión.

No existe el gobierno revolucionario. No puedes usar los instrumentos del gobierno para abolir la opresión.

 

Desde mediados del siglo XIX, los anarquistas han mantenido que la clave de la liberación no es apoderarse del Estado sino abolirlo. Sin embargo, desde París a San Petersburgo, de Barcelona a Beijing, una generación de revolucionarios tras otras ha tenido que aprender esta lección de la manera difícil. Reciclar a los políticos adentro del poder no cambia nada. Lo que importa son los instrumentos de gobierno: la policía, el ejército, los tribunales, el sistema penitenciario, la burocracia. Ya sea que se trate de un rey, un dictador o un Congreso que dirige estos instrumentos, la experiencia en el lado receptor de estos instrumentos sigue siendo más o menos la misma.

 

Esto explica por qué el resultado de la revolución egipcia de 2011-2013 se asemeja al resultado de la Revolución Rusa de 1917-1921, que se asemeja al resultado de la Revolución Francesa de 1848-1851.


En cada caso, tan pronto como las personas que hicieron la revolución dejaron de intentar llevar a cabo el cambio social directamente y cambiaron a invertir sus esperanzas en representantes políticos, el poder se consolidó en manos de una nueva autocracia.

Ya sea que los nuevos tiranos provengan de los militares, la aristocracia o la clase trabajadora, ya sea que prometieron restaurar el orden o personificar el poder del proletariado, el resultado final fue más o menos el mismo.

 

El gobierno en sí es una relación de clase. No se puede abolir la sociedad de clases sin abolir la asimetría entre gobernante y gobernante. La economía es solo una de las muchas esferas en las que los diferenciales codificados de poder se imponen mediante construcciones sociales; la política es otra. La propiedad privada del capital es para la economía lo que el poder estatal es para la política.

 

Sin una crítica del estado, incluso los revolucionarios exitosos están condenados a convertirse en opresores a su vez, tomando el lugar de los gobernantes que derrocaron.

 

Marx y Lenin crearon tremenda confusión al prometer que el estado podría ser usado para abolir la sociedad de clases, después de lo cual el estado desaparecería de alguna manera. En otras palabras, "los trabajadores" -es decir, una parte que se declara a sí misma como los representa, al igual que cualquier otro partido gobernante- podría retener a la policía, el ejército, los tribunales, el sistema penitenciario, la burocracia y todos los demás instrumentos del estado, pero mágicamente comenzarían a producir igualdad en lugar de desigualdad.

Esto plantea la pregunta: ¿qué es el estado? Sobre todo, es la concentración de la legitimidad política en instituciones específicas, en contraste con las personas que gobiernan. Esta es la definición misma de desigualdad, ya que privilegia a aquellos que tienen el poder a través de estas instituciones sobre todos los demás. Si bien los marxistas y los leninistas han tomado con éxito el poder en docenas de revoluciones, ninguno de ellos ha logrado abolir la sociedad de clases, y en lugar de desaparecer, el Estado se ha vuelto más poderoso e invasivo como resultado.

Como dice la Circular Sonvilier:

"¿Cómo podemos esperar que emerja una sociedad igualitaria y libre de una organización autoritaria?"

 

Cuando los revolucionarios intentan deshacer las desigualdades de clase creadas por la propiedad privada del capital al otorgar un control total del capital al estado, esto simplemente hace que la clase que posee el poder político se consuma en la nueva clase capitalista. La palabra para esto es capitalismo de estado. Donde quiera que vea representación política y administración burocrática, encontrará la sociedad de clases. La única solución real a la desigualdad económica y política es abolir los mecanismos que crean diferenciales de poder en primer lugar, no mediante el uso de estructuras estatales, sino mediante la organización de redes horizontales de autodeterminación y defensa colectiva que imposibiliten la aplicación de los privilegios de cualquier élite económica o política. Esto es lo opuesto a tomar el poder.

 

La estructura misma del Estado se va a oponer a decentralizar y democratizar el poder.

La primera condición para que un gobierno tenga el poder es que debe lograr el monopolio de la fuerza coercitiva. En la lucha por lograr este monopolio, los despotismos fascistas, las dictaduras comunistas y las democracias liberales se parecen entre sí. Y para lograrlo, incluso el partido más radicalmente ostensible generalmente termina coludiéndose con otros jugadores de poder. Esto explica por qué los bolcheviques emplearon a los oficiales zaristas y métodos de contrainsurgencia; explica por qué se pusieron repetidamente del lado de la pequeña burguesía contra los anarquistas, primero en Rusia y más tarde en España y en otros lugares. La historia desmiente la antigua coartada de que la represión bolchevique era necesaria para abolir el capitalismo.

El problema con el bolchevismo no era que usó la fuerza brutal para impulsar una agenda revolucionaria, sino que usó la fuerza brutal para aplastarla.

La Unión Soviética se ha convertido en una pantalla tenue y retraída en la que las personas pueden proyectar lo que quieran. Una generación que creció después de la caída de la Unión Soviética ha renovado el sueño de que el Estado podría resolver todos nuestros problemas si las personas correctas estuvieran a cargo. Los apologistas de Lenin y Stalin hacen exactamente las mismas excusas para ellos que escuchamos de los partidarios del capitalismo, señalando las formas en que los consumidores se beneficiaron bajo su reinado o argumentando que los millones que explotaron, encarcelaron y mataron se lo merecían.

Tanques rusos rodando por las calles de Budapest para reprimir la revuelta de 1956. En cualquier caso, es imposible volver al socialismo estatal del siglo XX. Como dice la vieja broma del Bloque del Este, el socialismo es la transición dolorosa entre el capitalismo y el capitalismo.

Desde este punto de vista, podemos ver que la ascendencia temporal del socialismo en el siglo XX no fue la culminación de la historia mundial predicha por Marx, sino una etapa en la expansión y desarrollo del capitalismo. El "socialismo real existente" sirvió para industrializar las economías posfeudales para el mercado mundial; estabilizó las fuerzas de trabajo inquietas a través de esta transición de la misma manera que lo hizo el compromiso fordista en Occidente. El socialismo de Estado y el fordismo fueron expresiones de una tregua temporal entre el trabajo y el capital que la globalización neoliberal ha hecho imposible.

 

Hoy, el capitalismo de libre mercado sin trabas está a punto de tragarse las últimas islas de estabilidad socialdemócrata, incluso Suecia y Francia. Dondequiera que los partidos de izquierda han llegado al poder con la promesa de reformar el capitalismo, finalmente se han visto obligados a implementar una agenda neoliberal que incluye medidas de austeridad y represión. En consecuencia, su ascensión al poder ha agotado los movimientos de base de la población mientras que permite a los reaccionarios de derecha hacerse pasar por rebeldes para aprovechar el descontento popular. Esta historia se repitió en Brasil con el Partido de los Trabajadores, en Grecia con Syriza, en Nicaragua con el gobierno de Ortega.

El único otro modelo para el gobierno "revolucionario" es el descarado capitalismo de estado representado por China, en el que las élites están acumulando riqueza a expensas de los trabajadores tan desvergonzadamente como lo hacen en los Estados Unidos. Al igual que la URSS antes que él, China confirma que la administración estatal de la economía no es un paso hacia el igualitarismo.

El futuro puede contener una nebulización neoliberal, enclaves nacionalistas, economías de comando totalitario, o la abolición anarquista de la propiedad en sí misma -probablemente incluirá a todos- pero será cada vez más difícil preservar la ilusión de que cualquier gobierno podría resolver los problemas del capitalismo para cualquiera menos unos pocos privilegiados. Los fascistas y otros nacionalistas están ansiosos por aprovechar esta desilusión para promover sus propias marcas de socialismo excluyente; no deberíamos allanar el camino para ellos al legitimar la idea de que el estado podría servir a los trabajadores si solo se administrara adecuadamente.

Algunos han argumentado que debemos suspender los conflictos con los defensores del comunismo autoritario para centrarnos en amenazas más inmediatas, como el fascismo. Sin embargo, el miedo generalizado al totalitarismo de izquierda ha dado a los reclutadores fascistas sus principales puntos de discusión. En la competencia por los corazones y las mentes de aquellos que aún no han elegido un lado, solo podría ayudar a distinguir nuestras propuestas de cambio social de las propuestas por los estalinistas y otros autoritarios.

Dentro de las luchas populares contra el capitalismo, la violencia estatal y el fascismo, debemos otorgar el mismo peso a la competencia entre las diferentes visiones del futuro. No hacerlo significa asumir de antemano que seremos derrotados antes de que ninguna de estas visiones dé sus frutos. Anarquistas, mencheviques, socialistas revolucionarios y otros aprendieron de la manera difícil después de 1917 que no prepararse para la victoria puede ser aún más desastroso que no prepararse para la derrota.

La buena noticia es que los movimientos revolucionarios no tienen que terminar como lo hizo la Revolución Rusa. Hay otra manera.

Contra el capitalismo y el estado. En lugar de buscar el poder del Estado, podemos abrir espacios de autonomía, quitando la legitimidad del estado y desarrollando la capacidad de satisfacer nuestras necesidades directamente. En lugar de dictaduras y ejércitos, podemos construir redes rizomáticas en todo el mundo para defendernos contra cualquier persona que quiera ejercer su poder sobre nosotros. En lugar de buscar nuevos representantes para resolver nuestros problemas, podemos crear asociaciones de base basadas en la cooperación voluntaria y la ayuda mutua. En lugar de las economías administradas por el estado, podemos establecer nuevos bienes comunes de forma horizontal. Esta es la alternativa anarquista, que podría haber tenido éxito en España en la década de 1930 si no hubiera sido pisoteado por Franco por un lado y Stalin por el otro. Desde Chiapas y Kabylia hasta Atenas y Rojava, todos los movimientos inspiradores y levantamientos de las últimas tres décadas han incorporado elementos del modelo anarquista.

Los defensores de las soluciones estatales afirman que son más eficientes, pero la pregunta es: ¿en qué son más eficientes?

No hay atajos para la liberación; no puede ser impuesto desde arriba. Si pretendemos crear una igualdad genuina, tenemos que
organizarnos de una manera que refleje esto, descentralizando el poder y rechazando todas las formas de jerarquía.
Al construir proyectos lo
cales capaces de abordar las necesidades inmediatas a través de la acción directa y la solidaridad, interconectándolos en una escala global, podemos tomar pasos en el camino hacia un mundo en el que nadie pueda gobernar a nadie más. El tipo de revolución que queremos no puede suceder de la noche a la mañana; es el proceso continuo de destrucción de todas las concentraciones de poder, desde la esfera doméstica hasta la Casa Blanca.

A medida que las crisis de nuestra época se intensifican, nuevas luchas revolucionarias están destinadas a estallar. El anarquismo es la única propuesta para el cambio revolucionario que no se ha ensuciado en un mar de sangre. Depende de nosotros actualizarlo para el nuevo milenio, no sea que todos estemos condenados a repetir el pasado.

Please reload

Posts  
Recientes  
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now